El abandono, uno de los principales problemas de nuestros fieles compañeros

En España, más de 100.000 animales de compañía son recogidos por protectoras de animales y centros municipales cada año. No obstante, no todos corren la misma suerte, ya que éstos animales solo son una parte de los que son abandonados. ¿Y qué ocurre con aquellos que no son recogidos por las protectoras? En muchos casos, los animales acaban muriendo de hambre, por enfermedades o por atropellos.

La realidad sobre el abandono

La realidad es que más de 300.000 animales son abandonados cada año en España, según las estimaciones de las Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal (FAPAM), lo que supone una media de 3 animales abandonados cada 5 minutos. Una cifra bastante alarmante que convierte a España en uno de los primeros países en la lista de abandonos de mascotas

A ello, se une la actual crisis motivada por la pandemia de COVID-19, ya que el número de abandonos se ha incrementado en torno al 25% desde el inicio de la desescalada del confinamiento, tal y como afirma la Real Sociedad Canina de España (RSCE). Como dato curioso que complementa lo anterior, la demanda de animales experimentó un repunte en torno al 50% al inicio del estado de alarma y del confinamiento. Esto nos da a entender que, probablemente, hubo acogimientos motivados por la posibilidad de sacar a pasear a las mascotas durante el confinamiento, por el entretenimiento de los niños y por tener más tiempo libre, y no por el simple deseo de tener una mascota. Como si nuestros compañeros fueran de usar y tirar.

Si a eso le sumamos los problemas económicos que puede sufrir una familia como consecuencia de la crisis cabría esperar que la cifra de abandonos no va a disminuir. También es cierto que muchas personas que no podían seguir manteniendo a sus mascotas, en cuyo caso podría estar justificado por el gasto que requiere el sustento, la salud, el entretenimiento y el cuidado de una mascota, pero no justifica que se abandonen a su suerte como si su vida no importase. ¿Tan difícil es buscarle otra familia que pueda cuidar de él o llevarlo a una protectora de animales? Seguro que hay muchas familias con los medios y las ganas de adoptarlo y cuidarlo como se merece.

La labor de las protectoras

Así, los refugios y protectoras se están viendo sin recursos y desbordadas, y que dependen del trabajo altruista de voluntarios para evitar el colapso. Además, las donaciones a dichas entidades están disminuyendo, y no se espera que la situación mejore en el corto plazo.

Además, no podemos olvidar que la labor de los refugios y protectoras salva entre un 30% y 40% del total de animales que son abandonados, por lo que el resto sigue en la calle sin hogar y a saber en qué condiciones. Por ello, creemos necesario aportar nuestro granito de arena para mejorar esta situación y para que cada vez haya menos animales que sufran por el abandono. Al fin y al cabo, siempre hay alguien dispuesto a darle todo el amor y la atención que necesitan.

Aún queda un largo camino que recorrer. Y recuerda: ¡ellos no te abandonarán!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0
    0
    Carrito