Las 5 libertades del bienestar animal

Todos los que queremos a nuestro compañero animal procuramos su mayor bienestar posible, pero ¿cómo conseguirlo? El bienestar animal incluye el buen funcionamiento del organismo y del estado mental, además de la posibilidad de poder expresar algunas conductas propias de su raza y personalidad.

A mediados de los años 60, Roger Brambell manifestó que para que un animal se encontrara en una situación de bienestar total se tienen que cuidar una serie de fundamentos, conocidos como “las 5 libertades del bienestar animal”. A continuación, indicamos en qué consisten.

Libre de sed, de hambre y de malnutrición

Por supuesto, ninguno de nosotros permitirá que nuestro animal pase hambre o sed. No obstante, quizá pienses que le estés dando un alimento rico en nutrientes y de alta calidad, pero no sea el que más le convenga. Por ello, siempre es recomendable asegurarnos de qué tipo de alimento es el que necesita. Para ello, podrás consultar a un profesional, además de poder consultar numerosas páginas web, blogs o perfiles de redes sociales en los que aconsejan sobre la correcta nutrición de nuestras mascotas.

Por otro lado, también debemos poner agua siempre a disposición de nuestra mascota, por lo que, si vas a salir de casa o si es de noche, procura que haya suficiente agua para que tu compañero no pase sed.

Libre de disconfort

Si nosotros necesitamos nuestro ratito en el sofá para relajarnos, nuestra mascota también. Para ello, nuestro compañero debe tener una cama, nido o madriguera cómoda en la que descansar, una temperatura ambiente agradable y muchos juguetes con los que entretenerse. Y no solo se trata de su confort, si no de su tranquilidad, ya que su sitio confortable le proporcionará un sentimiento de seguridad.

Cabe destacar que los animales de mayor edad necesitarán un extra de confort, debido a su situación física.

Libre de dolor o enfermedad

Obviamente, si nuestro animal sufre algún tipo de malestar o molestia no se encontrará en total estado de bienestar. Por ello, no olvides sus revisiones periódicas, sus vacunas y comprueba su actitud. Quizá tu mascota quiera decirte que se encuentra mal y no te des cuenta.

Libre de expresarse

Un animal no puede vivir cohibido, si no que ha de poder expresar libremente sus emociones y su personalidad. Claro que habrá que educarlo para evitar malas conductas o un comportamiento inadecuado, pero eso no quiere decir que tengamos permiso para destruir su personalidad. Por ello, el animal debe ser libre para explorar, olisquear todo a su paso, ejercitarse y mantener el contacto con las personas y otros animales.

No olvides que un animal que se sienta solo y aburrido puede llegar a deprimirse.

Libre de miedo o estrés

El estrés puede acarrear graves problemas a nuestros amigos animales. Por eso es importante que no lo fuerces a hacer algo que le moleste o con lo que no se sienta cómodo, y no le obligues a relacionarse si no le apetece. Además, también se recomienda utilizar el refuerzo positivo y premiar el buen comportamiento.

Mientras se respeten estas libertades, nuestro compañero será un animal feliz y sano. ¡Con que poco son felices!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0
    0
    Carrito